hiperhidrosis: la sudoración excesiva

in BLOG/SALUD by

Hiperhidrosis. La sudoración excesiva es más corriente de lo que pensamos. ¿Hay diferencias entre la sudoración intensa y la hiperhidrosis?¿Cuales son los síntomas y los efectos? Quienes padecen de hiperhidrosis no pueden hacer una vida normal, y aún no siendo algo grave, sí que afecta al transcurso de la vida cotidiana, incluso puede ser el aviso de algo peor…

Hiperhidrosis: la sudoración excesiva

Puede ser transitoria o bien prolongarse en un largo plazo. La sudoración es una función anatómica. Cuando es excesiva e incontrolable se llama hiperhidrosis, y es una verdadera carga. Las glándulas sudoríparas ecrinas generan y liberan un líquido salobre y transparente que cumple con la función vital de enfriar nuestros cuerpos. Puede aparecer también una sudoración auxiliar cuando estamos estresados, agobiados o incluso preocupados.

Aparte de las glándulas sudoríparas ecrinas, en nuestro cuerpo se activan las glándulas sudoríparas apocrinas. Estas liberan una cantidad relativamente pequeña de sudor que tiene una composición diferente, pues se compone fundamentalmente de proteínas y lípidos. Si llega el momento en que el sudor apocrino es metabolizado por bacterias nos encontramos con que se desprende un mal olor. Cuando hacemos ejercicio y cuando hace mucho calor el cuerpo genera y libera mayores cantidades de humedad.

Incluso cuando no hay motivos para que aparezca el sudor excesivo resulta que sí, que aparece. Esto es el proceso llamado hiperhidrosis. Las personas con este problema pueden sudar exageradamente y descubrir tristemente que les pasa aunque no haga calor, ni realicen algún ejercicio físico. No tiene nada que ver con las circunstancias externas. No sirve de nada que se mantengan distanciadas del sol. Sus glándulas sudoríparas son hiperactivas.

Hiperhidrosis: la sudoración excesiva

Del proceso de transpiración

Empiezas a notarlo si se forman placas húmedas de tamaño notable bajo los brazos, o se suda en abundancia, o tus calcetines se humectan. Si los antitranspirantes normales no te ayudan. Pero puede que si percibas una mejora cuando empleas antitranspirantes diseñados para la sudoración intensa. Los cambios en el modo de vida generan un efecto positivo. Una de las cosas que puedes investigar es si hay antecedentes de hiperhidrosis en tu familia.

Alrededor del 1% de la gente tiene este problema.

Hay dos tipos de hiperhidrosis. Cuando el sudor en exceso afecta solo a determinadas partes del cuerpo recibe el nombre de hiperhidrosis primaria, idiopática o focal. Si bien la sudoración excesiva no se considera insalubre, sí puede ser un síntoma de un proceso médico, incluso de una afección seria. Cuando esto es así se llama hiperhidrosis secundaria, pues es un efecto secundario de un proceso médico latente o también de una causa hormonal. Como ejemplo un embarazo o bien la menopausia.

Hasta un tres por ciento de la población padece sudor excesivo. Y menos de la mitad busca consejo médico. Aún son menos los que visitan al dermatólogo. La hiperhidrosis puede producir ansiedad y hasta depresión. Un veinticinco por ciento de pacientes que la sufren. Afecta mucho a la vida personal y laboral. La mitad sienten que les ha limitado su carrera. Pero las opciones en tratamientos han ido incrementando en los últimos tiempos.

Hiperhidrosis: la sudoración excesiva

Diagnóstico y tratamientos

Para el adecuado diagnóstico se efectúa en la consulta un test del sudor. Consiste en que se aplica en la zona afecta, un polvo que se vuelve de color púrpura cuando la piel se pinta con yodo y se humecta con el sudor. Los tratamientos que utiliza el dermatólogo incluyen:

  • Antitranspirantes.

  • Infiltraciones con toxina botulínica o bien Botox.

  • Tratamiento tópico con glicopirrolato. Muy efectivo en zonas localizadas.

  • Cirugía (simpatectomía). Un tratamiento terminante aconsejable para la hiperhidrosis palmar. Como efecto secundario, puede generar hiperhidrosis compensatoria en otras zonas.

Hay otros tratamientos, como dispositivos médicos con microondas o bien la energía electromagnética que tiene como resultado la destrucción de las glándulas sudoríparas de las zonas tratadas.

La sudoración excesiva tiene consecuencias esenciales desde el punto de vista psicológico, social y laboral.

Si quieres un post patrocinado en mis webs, un publireportaje, un banner o cualquier otra presencia publicitaria, puedes escribirme con tu propuesta a johnnyzuri@hotmail.com

Deja un comentario