¿UN TRATAMIENTO PARA LOS PIES SANOS?

in BLOG/SALUD by

¿UN TRATAMIENTO PARA LOS PIES SANOS? En Podolife se encargan de los pies. Y de todo lo asociado, como el pie de deportista. En este post vamos a tratar como podemos tener los pies sanos, y para ello nos hemos informado en Podolife.com. Si bien el tiempo, la ciencia y la tecnología nos han permitido a todos tener una vida más longeva, hay quien todavía no presta mucha atención a la salud de los pies. Las personas que practican deportes someten a esfuerzo el pie. La intensidad y la continuidad de la actividad pueden hacer que el pie sufra traumas.

Pero no solo los deportistas tienen problemas en los pies. Todos y todas podemos resultar afectados por las patologías del pie, tales como el síndrome del pie diabético, de la persona anciana, etc. Es interesante tener en cuenta los nuevos fármacos para su uso en el sistema nervioso. Hay una ética médica que comprende a su uso práctico. Es el deber de la industria farmacéutica actualizarse, dejando atrás viejos esquemas. Los proyectos de investigación han de estar encaminados a la neurociencia.

Los callos

Son signos evidentes del uso de zapatos ajustados o incómodos. Cuando vayas a comprarlos, hazlo por la tarde. porque los pies están sutilmente hinchados por el paso de las horas. También conviene comprar los zapatos de verano en épocas  cálidas, porque si los compras en invierno resulta que los pies se encogen cuando hace frío y cuando llegue el verano te quedarán pequeños. Quítate los zapatos siempre que puedas.

Otro consejo es que intentes comprar los zapatos que sean más grandes dentro de lo razonable. Que los dedos o el empeine no te queden atrapados sin salida y sin movilidad. Asegúrate de que los pies puedan desplazarse y respirar aunque haga frío. Las suelas de goma de los zapatos no aceptan que la energía de la Tierra llegue correctamente a los pies. Nos encontramos algo desconectados con la madre naturaleza. Caminar con los pies descalzos es bueno siempre que puedas.

Aprende de algunas culturas donde el lavado de pies es todo un ritual. Se hace hasta con agua de rosas. Y mantén las uñas cortas. No dejes que los callos y ampollas te duelan o te molesten. Tampoco duermas con calcetines, y mucho menos apretados. Los pies son una de las partes de nuestro cuerpo más castigadas. Y a las que menos atención prestamos. Después de un duro día de trabajo, nuestros pies deberían recibir todos los cuidados necesarios.

Free-Photos / Pixabay

Caminar descalzos sobre la arena

Tonifica los músculos y optimiza la circulación sanguínea de las piernas. También es bueno caminar sobre los talones. Y realizar giros con los tobillos. Tengamos en cuenta que con 26 huesos, 33 articulaciones, 19 músculos y más de 100 tendones y ligamentos, los pies son muy delicados. Un 70% de la población española padece alguna patología podal. Las dolencias tienen su primordial causa en la edad. Esta  debilita las articulaciones y las protecciones naturales de nuestro cuerpo.

¿UN TRATAMIENTO PARA LOS PIES SANOS?

El zapato, cómodo y correcto

Usa un zapato maleable, transpirable, y de anchura correcta. Que te resulte cómodo. Esos zapatos que tengan una planta acolchada o una almohadilla plantar sintética. Los tacones altos y estrechos cuanto menos mejor. Ejecuta ejercicios con regularidad. Asegura tus pies en espacios públicos para evadir infecciones por hongos o verrugas. Recuerda que hay productos diseñados para calmar los dolores y especialistas que mantienen tus pies sanos.

Utilización indebido del zapato

Se da sobre todo en el ámbito laboral. Se pueden ocasionar juanetes, dedos en garra y metatarsalgias. Y una mala circulación de la sangre, compresión de las articulaciones y hasta sobrecargas por malas posiciones. Los comerciales, las azafatas, los policías y personas que trabajan en comercios son quienes más acuden al podólogo. Es importante saber cual es el zapato laboral ideal. En líneas generales que no tenga más de tres centímetros de tacón, que sea maleable y con suela acolchada.

¿UN TRATAMIENTO PARA LOS PIES SANOS?

snicky2290 / Pixabay

Para proteger tus pies

Primero buscar un poco de tiempo cada semana. Darse un baño caliente de pies, con sal gruesa, una media hora. Para que estén más relajados y descansados. Cada quince días repítelo seguido de uno de agua fría. Esta combinación hará que se optimice la circulación de tus pies. Y vas y le añades unas gotas de limón y así evitarás el mal olor.  😉 Utiliza la piedra pómez. Después de la ducha o un baño raspa delicadamente con esta piedra.
Otro truquillo es que mezcles, en estos baños de pies, dos puñados de sal con tres cucharadas de aceite de aguacate y dos gotas de aceite de menta. Masajeas tus pies por tres minutos y más tarde los metes en agua no muy caliente, para quitar el aceite. Además de remover durezas, evitarás el mal olor.

Si quieres un post patrocinado en mis webs, un publireportaje, un banner o cualquier otra presencia publicitaria, puedes escribirme con tu propuesta a johnnyzuri@hotmail.com

Deja un comentario