filósofos y el tiempo ¿el tiempo es una ilusión?

in ANTIAGE

Un segundo, el período de 9.192.631.770 oscilaciones de la radiación emitida durante la transición entre dos niveles ultrafinos del estado fundamental del isótopo 133 del átomo de cesio, a una temperatura de cero Kelvin, es la unidad de medida.

El lector debe pensar que cuando hablamos a nivel de partículas atómicas y subatómicas se han producido fenómenos que desafían nuestro sentido común.

En 1955, el físico británico John Archivald Wheeler propuso la teoría de la espuma cuántica para describir, de alguna manera, lo que sucede. A una altitud de 10 a 35 metros, el espacio-tiempo se vuelve burbujeante, como un mar turbulento creado por partículas virtuales que se generan y desaparecen en la nada a una velocidad vertiginosa.

En teoría, a esta escala, todos los efectos cuánticos que podrían hacer que el espacio-tiempo no solo se deforme, sino que se tuerza de la manera más extraña, serían intensos.

El tiempo pierde la sincronización del mundo macro, que puede detenerse aleatoriamente o incluso retroceder. Sorprendentemente, mientras nuestro mundo parece fluir felizmente hacia adelante en el tiempo, sus componentes más pequeños se encuentran erráticamente en cualquier dirección en el tiempo.

Por supuesto, parece imposible unificar los mundos macro y micro bajo una misma teoría.

Entonces, si la longitud de Planck es la más pequeña que podemos medir, entonces un fotón que cruce esa distancia a la velocidad de la luz será, por definición, la unidad de tiempo más pequeña que podamos medir.

Nuestro cerebro necesita tiempo para procesar la información. Desde el momento en que un fotón golpea nuestra retina, hasta que esa información llega a los distintos puntos del cerebro donde se procesa e integra en una imagen consciente, pasa más tiempo del que pasa con el cronón. Lo que sucede en el mundo en menos tiempo no existe para nosotros, al menos a nivel consciente, porque nuestro inconsciente sólo puede captar algo más.

El neurocientífico estadounidense Benjamin Libet realizó un experimento muy simple en el que colocó electrodos a lo largo de la corteza somatosensorial del cerebro de un grupo de sujetos. Después de darles pequeñas descargas eléctricas de diferente duración, les preguntó si las habían sentido. Libet descubrió que las descargas por debajo de 500 milisegundos no se registraban a nivel consciente. 

Por ejemplo, cuando estamos a punto de recibir el impacto de una pelota en la cara, nuestros ojos se cierran sin decidir conscientemente hacerlo a una velocidad muy superior a los 500 milisegundos. Nuestro cerebro realiza tareas que requieren una discriminación cronológica muy precisa, como hablar o escuchar música.

Distinguir dos fonemas que ocurren al mismo tiempo en una frase o en un ritmo musical implica poder percibir el tiempo en la escala de milisegundos. Y es que estamos equipados con diferentes relojes diseñados evolutivamente para cumplir diferentes funciones.

Los llamados ciclos circadianos, por ejemplo, están vinculados en su actividad a osciladores circadianos y, a menudo, se localizan en el núcleo surrealista del cerebro.

El psicólogo John Wearden de la Universidad de Keele es uno de los principales expertos mundiales en sincronización psicológica. Como él nos dice, estos diferentes relojes pueden confundir e incluso llevar a conclusiones contradictorias.

Por ejemplo, si vamos a ducharnos y vestirnos para salir, nuestra experiencia previa de hacer más de una cosa nos ha dicho algo sobre las diferentes duraciones de cada etapa y si lo hacemos nos llevará el mismo tiempo.

 Wearden afirma que hay muchos factores que interfieren con nuestra medición del tiempo porque no estamos simplemente calculando su velocidad como hacemos operaciones aritméticas simples, sino que también podemos sentirlo.

Otro experimento bastante espectacular fue realizado por David Eagleman. Hizo que los sujetos del experimento saltaran desde una altura de 100 metros a la red. La mayoría afirma que las disminuciones de los demás duraron, en promedio, un 36% menos, lo que significa que notaron su propia disminución mucho más tiempo que otros.

Wearden afirma que hay muchos factores que interfieren con nuestra medición del tiempo porque no estamos simplemente calculando su velocidad como hacemos operaciones aritméticas simples, sino que también las sentimos.

La hipótesis de Wearden es que cuando estamos tan ocupados enfocando nuestra atención en algo, no notamos el paso del tiempo. Suelen ser indicadores externos, como el cierre del disco o alguien mirando el reloj con indiferencia y darse cuenta de lo tarde que es, lo que nos hace darnos cuenta del fluir del tiempo.

Wearden sostiene que cuando el tiempo pasa rápidamente, siempre somos conscientes a través de una inferencia retrospectiva cuando ha pasado el evento «que pasa rápidamente». Si ese es el caso, en una clase de historia que en un minuto se abarca siglos, habrá una gran asincronía con los estudiantes que no ven la clase, demasiado aburrida.

¿Existe el tiempo?

Percibimos que un objeto está en el punto A y luego ha cambiado de posición para estar en el punto B. Percibimos un objeto en dos posiciones diferentes, pero no nos damos cuenta de que sucedió entre un lugar y otro. Nadie está diciendo que necesariamente fluye a ninguna parte, simplemente estamos llamando «futuro» a las etapas del proceso natural que siguen porque, en el pasado, siempre sucedió de esa manera.

Cuando tiramos un huevo al suelo, siempre se rompe, salpicando todo. 

Realmente puede suceder. La única razón por la que algo no sucede es porque la probabilidad de tal evento es infinita. El hecho de que todos los elementos que componen el huevo vuelvan a colocarse en la posición correcta para formar un huevo perfecto será inevitablemente el asombro de quienes presencian tal milagro. Por eso el tiempo se mueve en una dirección o, más precisamente, porque los fenómenos naturales siguen pasos que siempre se repiten.

Esto ha llevado a algunos científicos como el físico Julian Barbour a negar la existencia del tiempo.

Julian Barbour, científico británico niega la existencia del tiempo en física

Sin embargo, parece difícil negar la omnipresente existencia del tiempo. En respuesta a Barbour, el célebre astrofísico Lee Smolin enfatizó su existencia como una de las más importantes de la naturaleza, como es tradicionalmente considerada por la comunidad científica. Y, de manera similar, quizás comprender la naturaleza del tiempo es algo completamente más allá de los límites de nuestra débil razón.

¿Qué es el tiempo?: Cronones, espumas cuánticas …

Si quieres un post patrocinado en mis webs, un publireportaje, un banner o cualquier otra presencia publicitaria, puedes escribirme con tu propuesta a johnnyzuri@hotmail.com

Deja una respuesta