EL ARTE Y EL CHILL OUT BARCELONA – LA INFORMACIÓN

in CHILL OUT/ESCAPADAS CHILL/PORTADA by

No encontrarás esta información sobre El arte y el chill out barcelona en otro lugar – Escapadas de fin de semana y rápidas desde Barcelona…

Hay mucho que ver, percibir y saborear en las terrazas de los hoteles de gran lujo de la ciudad de Barcelona y, al revés de lo pueda creerse, están abiertas para todos y cada uno de los interesados en gozarlas. Las vistas son espectaculares y nos dejan conocer la capital catalana de una forma diferente, tanto para quienes viven en ella y no acostumbran a frecuentar sus hoteles como para los turistas que se alojan en otros establecimientos. Solo hay que tomar en consideración los horarios y la posibilidad de que, muy puntualmente, cierren para festejar un acontecimiento privado. Conozcamos un poco de la barcelona no agitada, la más relajada. 

Una escultura de Frank Gehry, un conjunto de jazz, un huerto, exquisitas tapas sibaritas… Elementos estos tan diferentes que coinciden en la Terraza Arola del Hotel Arts, vecino al Puerto Olímpico de la ciudad de Barcelona, al lado del Pez Dorado del arquitecto técnico canadiense y con vistas al mar. La carta está firmada por Sergi Arola y también incluye interesantes tapas, como sus originales patatas bravas, con la salsa por la parte interior, que se pueden acompañar con vino, cerveza, refrescos o bien cócteles de receta propia. De la música acostumbra a ocuparse Nacho Arola, hermano del chef, con un estilo variado que compendia canciones de las décadas de mil novecientos sesenta a mil novecientos ochenta, y a lo largo de los meses de agosto y septiembre, actuaciones en riguroso directo todos todos los jueves.

Panorámica Desde el Raval

No podía tener otro nombre la terraza del Hotel Barceló Raval, desde la que se divisa toda la ciudad de Barcelona, zona mar y zona montaña, la tradicional división de la urbe. Para explotar este reclamo, que es su primordial atrayente, se han instalado binoculares fijos con los que acercarse a los primordiales monumentos, ciertos de ellos indicados en unas pegatinas para facilitar su ubicación.

Tapas informales y antigüedades egipcias

La pared de cristal del elevador nos deja contemplar el patio de luz decorado. Con capacidad para ciento cincuenta personas, una tercera parte, sentadas, se puede gozar de sus diferentes áreas, restaurante, sillones, taburetes, y de una carta que va desde un menú a tapas informales o bien una hamburguesa. Con música en vivo de lunes a sábado.

La Terraza Alaire del Hotel Condes de la ciudad de Barcelona cuenta con una situación privilegiada para observar edificios simbólicos de la urbe obra de Gaudí. Por si no fuera suficiente, ofrece además de esto sesiones de fish-spa en las que se usan pequeños peces para exfoliar y regenerar la piel. Es extensa y tiene múltiples áreas, desde las mesas tradicionales reservadas para la barbacoa -libre de miércoles a domingo.

El hotel de los mil ojos

Impresiona entrar en la terraza del Hotel Ohla. El acceso está esmeradamente desarrollado para poder observar una increíble vista de la la ciudad de Barcelona -el establecimiento está en el Distrito Gótico, con las torres de la Catedral como punto de referencia y el conjunto de la terraza. Llama la atención una pequeña piscina con 2 de sus lados transparentes y también alumbrada de noche, con las candelas compitiendo con los focos. La terraza sostiene la línea del hotel, minimalista y vanguardista al unísono que funcional, con diferentes zonas y un toque mediterráneo en la decoración vegetal, olivos, lavanda… Puede acoger hasta ciento cincuenta personas que tienen a su predisposición una carta que incluye cócteles y raciones de olivas o bien patatas chips para acompañar.

‘Chill-out’ de inspiración mediterránea

De estilo ibicenco y con brisa marina, el ambiente de la piscina del Hotel W -popularmente conocido como Hotel Candela, por su silueta, desarrollado por Ricardo Bofill, se convierte desde las veinte horas en una terraza chill-out abierta al mundo entero. Extensa, la terraza Wet-Deck cuenta con 2 niveles desde los que se observa el camino marítimo de la Barceloneta, en un primer término, y una preciosa panorámica de la urbe de la ciudad de Barcelona prácticamente desde el mar.

Cava, gominolas y Gaudí

La visita cuesta veinticinco euros y da derecho a una copa de cava o bien cerveza, como jugos y gominolas. El espacio está decorado con candelas y también alumbrado esmeradamente para encomiar al límite la belleza del edificio modernista. Se puede visitar la planta noble y el patio, donde resalta un hermoso mural de azulejos, en el pasado usado para exhibir plantas. La entrada da derecho a visitar al Espacio Gaudí y a la azotea de La Pedrera, genial mirador al centro de la ciudad de Barcelona, entre las veinte y treinta a veintitrés horas.

Cuando las temperaturas del verano se elevan y el asfalto de la capital catalana se hace inaguantable, estos oasis urbanos se transforman en los lugares más agradables para combatir el calor.

Hotel Villa Emilia

En pleno centro de la ciudad de Barcelona hallamos un establecimiento con mucho encanto que abrió sus puertas hace más de diez años, el Hotel Villa Emilia. En la terraza del Hotel Villa Emilia se organizan fiestas y todo género de acontecimientos sociales y corporativos como asambleas, presentaciones de productos, conferencias de prensa, actividades formativas, bodas, comuniones, bautizos, fiestas privadas o bien de aniversario.

Perteneciente a la cadena Derby Hotels, el Granados ochenta y tres es un hotel urbano y vanguardista para personas con gustos libres y audaces. La terraza del Hotel Granados ochenta y tres es un sitio ideal para organizar acontecimientos tanto profesionales como sociales.

TommasoDaRos / Pixabay

En la ciudad de Barcelona es siempre y en toda circunstancia temporada de terrazas, y de gozar del buen tiempo, mas debemos aceptar que estamos en un tiempo mediterráneo privilegiado, y que se puede gozar de estas terrazas en cualquier temporada del año.

Qué decir que son el reclamo ideal para captar huéspedes y foodies, tanto locales como turistas. Hay algunas terrazas que no son tan evidentes, esto es que se ocultan tras una recepción, o bien de una cafetería o en una tienda.

El Jardín del Alma es un espacio verde, prudente y relajado que ofrece una carta de snacks y cócteles para degustar a cualquier hora del día. A la oferta culinaria de El Jardín del Ánima se le suma asimismo el restaurant-terraza, una extensión natural del salón del hotel que deja, tal y como si de un paréntesis en el ritmo de la urbe se tratase, saborear al aire libre una carta mediterránea y una cocina de autor curado bajo la batuta del delicioso restaurante Ca l’Isidre. La zona de chillout está situada al lado del nuevo pabellón de cristal, cubierto de celosías de madera y también integrado en el jardín. Es este el sitio ideal para tomar una copa ya antes de una cena, o bien el café tras una comida en su restaurante dirigido por el chef Jordi Cruz, el sitio ideal.

Si quieres un post patrocinado en mis webs, un publireportaje, un banner o cualquier otra presencia publicitaria, puedes escribirme con tu propuesta a johnnyzuri@hotmail.com

Deja un comentario