LA MEJOR ALIMENTACION PARA EL BEBE EN SUS PRIMERAS ETAPAS

in NEWS by
  
Es un tema recurrente entre las mujeres embarazadas el cuestionarse sobre la posibilidad de dar el pecho al bebé, durante cuanto tiempo, y acerca de la idoneidad de la lactancia artificial. La leche materna contiene absolutamente todos los nutrientes que necesita el bebé: proteínas, vitaminas, grasas, hidratos de carbono, minerales y agua. Todos ellos en la cantidad necesaria y la calidad conveniente. Además,  la leche materna proporciona al recién nacido los anticuerpos que le protegen de posibles infecciones. Sin embargo, la lactancia artificial es, cada vez más, una aceptable opción. Sobre todo en los casos en que, por cualquier motivo (insuficiencia de leche, enfermedad, impedimentos laborales)  la madre se encuentra con dificultades para dar el pecho a su hijo. Este no ha de ser un motivo de angustia para la madre, pues, aunque estas leches son un poco menos completas que las maternas,  también son un buen alimento. Es más, los pediatras suelen aconsejar la lactancia mixta, sobre todo, en el momento en que se debe comenzar el destete.

Son estas leches maternizadas las únicas que pueden sustituir a la leche humana. Suelen partir de leche de vaca, pero sufriendo importantísimas transformaciones para su adaptación. Hay todo un debate entre los más tradicionalistas y los menos en cuanto a la idoneidad de sustituir la leche materna por las leches de las farmacias, pero dicho debate no parece sustentarse en datos propiamente científicos.

Tipos de leches para los bebés:

 Están las leches modificadas, que se obtienen desde la leche de vaca, y se les  modifica su composición en proteínas, grasas e hidratos de carbono, así como su contenido  vitamínico y mineral. Tienen un bajo contenido en sodio. También las leches humanizadas, que son las que más se asemejan a la leche materna. Se las somete a un proceso de modificación proteica para conseguir una composición con un 40% de caseína y un 60% de proteína del suero. Se busca que esta leche tenga una buena digestibilidad. Se le agrega lactosa, y también ácidos grasos insaturados vegetales.

Otro tipo son las leches de proteínas vegetales, ideadas para los casos en que el bebé tiene alergia a los productos de la vaca, y la madre no puede darle el pecho. Están basadas en la proteína de la soya, y le son agregados nutrientes tales como la carnitina, metionina, ácidos grasos insaturados, vitaminas, etc. Las leches especiales para bebés prematuros tienen menos cantidad de lactosa, más ácidos grasos, menor osmolaridad, mayor concentración de proteínas y mayor proporción de calcio y fósforo.

Y por último están también las leches especiales, indicadas para determinadas fisiopatologías, como pueden ser las alergias a la caseína o trastornos congénitos de metabolismo.
 

Si quieres un post patrocinado en mis webs, un publireportaje, un banner o cualquier otra presencia publicitaria, puedes escribirme con tu propuesta a johnnyzuri@hotmail.com

Deja un comentario