La mejor manera de ser feliz en la tercera edad - CUALES SON LAS NECESIDADES DEL ADULTO MAYOR - NECESIDADES ECONOMICAS DEL ADULTO MAYOR

NECESIDADES DEL ADULTO MAYOR – NECESIDADES ECONOMICAS DEL ADULTO MAYOR

in PORTADA/VIDA SALUDABLE by

La mejor manera de ser feliz en la tercera edad – CUALES SON LAS NECESIDADES DEL ADULTO MAYOR – NECESIDADES ECONOMICAS DEL ADULTO MAYOR

Desde la perspectiva del anciano, hay una serie de factores que moderan el cambio de vivienda. La familiaridad de la configuración física de una casa, el rechazo a dejar a viejos vecinos y amigos, el temor a reconocer la dependencia, cada vez mayor, y el apego sensible a un sitio que puede haber sido el hogar a lo largo de décadas y el centro de muchas experiencias esenciales. Afrontar cambios en la madurez puede hacer que necesitemos dinero al instante online y esta es una de las razones por las que cada vez más recurrimos a este tipo de servicios. Pero hablemos más de esto y de las necesidades, también de las económicas, del adulto mayor.

EL PROBLEMA DEL TRASLADO DE RESIDENCIA

El decaimiento de la salud, la menor capacidad para tratar con el vecindario, la muerte del cónyuge, el incremento del aislamiento social conforme otros individuos de su generación mueren o bien se trasladan, y la menor capacidad para sostener físicamente la vivienda se transforman en indicadores, crecientemente insistentes de la necesidad de trasladarse.

El problema persistente no es sencillamente un inconveniente para los individuos de edad avanzada. 

La persona mayor acostumbra a resistirse al traslado. En muchas ocasiones no manifiesta lo que parecerían ser respuestas lógicas y racionales a las necesidades residenciales alterables. Tal vez reconozcan que su residencia es inferior, que tiene falta de comodidades y también inapropiadas en lo que se refiere a sus circunstancias psicológicas, económicas y sociales. No obstante, aun si profesan de manera expresa el deseo de trasladarse, estas aspiraciones habitualmente no se traducen en la conducta. De manera frecuente, hay poca correspondencia entre la insatisfacción con respecto a la residencia, preferencia por el traslado y la ejecución del mismo.

Existen distintas formas con las que se pueden disminuir al mínimo las consecuencias potencialmente negativas del traslado

Fundamentalmente un destino que facilite un modo de vida agradable y engendre un sentimiento de hogar. Oferta de apoyo a la persona mayor y a su familia a lo largo del proceso de la resolución del traslado. Promover un sentido de continuidad con los entornos del pasado. El hecho de crear un hogar podría ser facilitado por la transferencia de objetos y recuerdos que sean esenciales para la preservación del sentido de identidad de la persona y que enlace con el pasado y con el futuro. 

TÓPICOS NEGATIVOS SOBRE LA PERSONA MAYOR

Actualmente en los países desarrollados la imagen de las personas mayores presenta escasos rasgos positivos y es prácticamente definida por peculiaridades negativas. Tanto los papeles sociales como los estereotipos de la vetustez influyen e inclusive determinan el autoconcepto, la autoimagen que la persona tiene de sí, como asimismo las esperanzas que la gente por lo general sobre todo los adultos más próximos a edades superiores tienen. 

Ciertos mitos

Mito del envejecimiento cronológico

La mejor manera de ser feliz en la tercera edad - CUALES SON LAS NECESIDADES DEL ADULTO MAYOR - NECESIDADES ECONOMICAS DEL ADULTO MAYOR
rawpixel.com at Pexels

La idea de que la edad de una persona se mide por el número de años que ha vivido. Todos sabemos la enorme variabilidad que podemos hallar en una persona, o bien entre una y otra persona, desde las diferentes perspectivas: fisiológicas, psicológicas o bien sociales.

Circula como uno de los mitos que las personas mayores viven ancladas y que el presente no les importa, no les interesa. 

LA RESIDENCIA DE UN ADULTO DEPENDIENTE

No obstante es preciso que los centros estén dotados de elementos de seguridad: suelos antideslizantes, inexistencia de barreras . Que las habitaciones están dotadas de sistemas de alarma, etcétera… Una vez cubiertas estas necesidades básicas, tendrán que proponerse otras, como las relaciones de cada persona con el resto, como su grado de autoestima.

Todas y cada una estas fases nos hablan de ?evolución?, de ?proceso?. Y, de hecho, el cuidado de una persona mayor dependiente tiene un carácter procesual, o sea, que es un trabajo que evoluciona a lo largo del tiempo. En tal proceso, la relevancia del día a día es definitiva. Desde el instante del ingreso de la persona, hasta su salida del centro, o bien hasta su fallecimiento, es preciso proponerse el modo perfecto de cómo satisfacer todas y cada una de las necesidades humanas, que aparecen en la pirámide jerarquizadas.

En el momento en que una persona está gravemente enferma es fundamental que se sienta bien atendida, más asimismo comprendida y querida. 

Factores relacionados en la vivienda

Seguridad que les proporciona el centro donde radican.

La estabilidad que les proporciona el centro en lo que se refiere a la permanencia individual indefinida en exactamente el mismo que en los cambios de vivienda, en lo que se refiere al mantenimiento de un plan de vida ordenado, previsible y estable a través de los programas de intervención que el centro les da. La primera forma de seguridad está representada por las estructura del centro y por cuantos trabajan en la vivienda para el bien de los mayores. 

LAS NECESIDADES BÁSICAS DEL ADULTO MAYOR

Primero están las que se refieren a la autoestima, amor propio, respeto de sí y a la consideración propia. Tienen como objetivo el deseo de fortaleza, de logro, de suficiencia, de competencia, de confianza y de libertad. Procuran el auto respeto mediante los logros, la autonomía y el desarrollo personal.  En las personas mayores residencializadas guardan relación con el reconocimiento, relevancia y consideración de las propias actividades por los propios compañeros y por los cuidados y responsables de la vivienda, el trato con respeto y afabilidad, si sus demandas hallan una contestación conveniente, si se le implica de forma directa en el proceso de resolución, medra en su estima personal.

En cambio, cuando se le trata como a un pequeño al que hay que resguardar, cuando a sus preguntas se responde con simples seguridades, y sus demandas no son atendidas, entonces se disparan sus reacciones de falta de confianza y aumentan sus dudas y su sentimiento de inferioridad y de incapacitación personal..

Necesidades sociales de cariño y también identificación ¿Cómo han de comportarse los profesionales del cuidado del adulto mayor en residencias? 

La mayoría de las personas nacen en el contexto de una familia en la que se sienten queridas y acogidas. Después el círculo de los cariños y de las posesiones se dilata para incluir a los compañeros de instituto, a los colegas de trabajo, a los amigos, a la comunidad, etcétera

Todo circula alrededor de si el adulto mayor va a tener satisfechas sus necesidades básicas. Percibir y dar cariño, tener libertad, probar cambios y pluralidad, prosperar, tener algún espacio propio, poder relajarse y entretenerse… La complejidad para satisfacerlas puede estar relacionada con la carencia de capacidad para reconocerlas, con el miedo de parecer ególatras, con la desgana para tomar ideas para llenarlas.

La vida en una vivienda presenta un cúmulo de situaciones problemáticas que no son simples de solucionar y que, por ende, no pueden ser resueltas con fórmulas preconcebidas. Admitir de bien entrada la dificultad que rige el conjunto de correspondencias que se generan en el medio residencial sería la primera recomendación. Estimar a la persona mayor un adulto, merecedora del mayor respeto: integrar, tanto como resulte posible, la participación de las personas en la vida de la vivienda. Practicar la escucha activa: cuidando el lenguaje no verbal, asentir con monosílabos y también interjecciones, hacer que la persona perciba que estamos allá escuchando activamente . Emplear la mirada transmitiendo atención ternura y entendimiento, exagerar los ademanes faciales singularmente con aquellos mayores que tienen deterioro auditivo y/o cognitivo. Respetar el silencio, de forma frecuente los mayores precisan tiempo para expresar lo que desean decir.

Anticipo Contante

Puede que para seguir manteniendo una vida independiente en nuestra propia vivienda tengamos que recurrir a algún tipo de financiación. Siempre podemos informarnos de un Préstamo Contante. Un Anticipo Contante se conoce en el mercado con denominaciones equivalentes semejantes como: microcrédito, mini crédito, Préstamo de nómina, crédito rápido… Si vas a pedir esta clase de productos, hazlo mediante una entidad adherida a la Asociación De España de Microcréditos e infórmate muy bien antes de dar todos los pasos.

 

Si quieres un post patrocinado en mis webs, un publireportaje, un banner o cualquier otra presencia publicitaria, puedes escribirme con tu propuesta a johnnyzuri@hotmail.com

Deja un comentario

Latest from PORTADA

Go to Top